Home

10 de octubre de 2008

Pasión por un juego

Publicado por nea el 10 de octubre de 2008
 

Pasión por un juego

Impaciente fue su arribo a la ciudad, ni bien paró el bus él tomo su abrigo y salio presuroso y determinado a cumplir su juramento de matarme. Una llamada me acababa de advertir acerca de su llegada y su obsesión por llenarme la maceta de plomo. Creo que de más esta decir que el terror se apodero de mi, especialmente porque él sabia perfectamente donde encontrarme y yo sabía que tarde o temprano lo haría. Desesperadamente llené un maletín de mano con todo lo que pude y salí para buscar un taxi que me llevara al aeropuerto.

Eran como las cuatro de la mañana y la calle estaba desierta excepto por un mendigo que revolcaba su borrachera sobre la acera del frente, tal vez teniendo un mal sueño, y yo tratando inútilmente de encender un cigarrillo con mi temblorosa mano. Ni bien logré encenderlo, el sonido de pasos lentos que se detienen a mis espaldas, cuando me doy vuelta quedo perplejo y aterrorizado al verlo frente a mi, <<como carajos llegó tan rápido!>> pienso, mientras él permanece inmóvil con esa mirada fría y profunda coronando esa huesuda cara que siempre le conocí, con abrigo largo y totalmente de negro, su aspecto asemejaba a la álgida muerte de tiempos modernos.

Nos separaban unos cinco metros, y el instinto de supervivencia me alcanza para girar violentamente y correr hacia unas gradas, pero me falla al permitir que tropiece y ruede hasta abajo donde trato de incorporarme como puedo. Quedo lastimado y de rodillas viendo como él se me acerca tranquilamente con la mirada fría que esta vez enmarca el cañón de su revolver apuntando directamente hacia mi cabeza. Las lágrimas salen de mis ojos, siento nauseas y un temblor incontrolable se apodera de mi, el fin había llegado…

- ¡No me mates!, ¡por favor no me mates!…
- ¡Callate! y afróntalo como hombre!
- P..pero, mira yo no quise dormir con tu mujer, te lo juro ella me…
- ¡Que te calles!, a ella ya la hice pagar, ahora es tu turno ¡agacha la cabeza!
- ¡No! ¡por favor!, te puedo d..dar dinero ¡te doy dinero!
- ¡Idiota! ¡no quiero tu dinero! ¡no quiero nada! agacha la cabeza o te dejo la cara floreada, ¡agachala!
- ¡Debe haber algo que pueda hacer! ¡po..por favor!
- No hay nada que puedas hacer, esta noche te mueres…

Una repentina sensación de alivio y tranquilidad me invade…

- No…, si hay algo que puedo hacer…
- Ja, y que puede ser eso…

Agacho la cabeza y estiro la mano para alcanzar el cable de corriente y lo arranco del cortapicos. La computadora se apaga.

asesino | juego | muerte

MenuFooter

PreFooterBlack

Home
+ para leer
Newsletter
Date de alta para recibir las actualizaciones de NEA en tu correo electrónico.

Disclaimermenu

NEA@2013 :: Diseño por NEA